FAQs

Sobre nuestras entradas

Las entradas son siempre correlativas o seguidas, no vendemos entradas separadas o salteadas.
Una vez compradas, podrá recoger las entradas en el quiosco que tenemos en la explanada de la Plaza de Toros.

Abonos

Existe la posibilidad de comprar abonos a través nuestro. Llámenos y le atenderemos encantados: 629 855 031.

¿Qué es una Novillada y por qué es más barata que una corrida de toros?

En la actualidad, las novilladas ofrecen el mismo espectáculo que una corrida de toros con las dos únicas diferencias del tamaño, edad y condición de las reses y que el matador no ha recibido la alternativa.

Resumiendo, el novillo es un toro de entre tres y cuatro años de edad y el novillero se está preparando para ser matador de toros y por lo tanto, suele ser también más joven que un torero. El toro bravo, con cuatro o cinco años, pesa alrededor de 500-600 kilos.

Por estos motivos, y a pesar de que el espectáculo es el mismo, es más barato ver una novillada que una corrida de toros.

¿En qué consiste una corrida de toros, qué tipo de espectáculo es?

No hay espectáculo en el mundo como una corrida de toros, no existe nada que se le parezca. Es una lucha entre el hombre y un inmenso animal bravo, además de ser la máxima expresión de la cultura española. El torero es un matador de toros experimentado y el toro bravo ha sido desarrollado, seleccionado y criado única y exclusivamente para el espectáculo taurino durante más de cuatro años. Por lo tanto, el espectador debe estar preparado para ver y asimilar esta fascinante lucha entre torero y toro. En una corrida de toros, el toro no solo es el protagonista sino también el objeto del espectáculo. Para apreciar y disfrutar una corrida de toros  como es debido es condición indispensable  no perder de vista al toro. Hay que mirar al toro y al torero, pero siempre primero al toro, poniendo en relación lo que hace con la intervención de los toreros.

toreroEl estado del toro no es algo fácil de valorar pues suele ser confuso, lo que da lugar con frecuencia a desacuerdo en la interpretación del  toreo.

Si el toro sale con resabios visibles (vicios o malas costumbres), toda la lidia debería estar orientada a corregirlos. Esto es algo que se podrá lograr o no, pero que debe de intentarse en cualquier caso. Si el toro no manifiesta resabios en los primeros momentos, toda la lidia deberá orientarse a evitar los resabios de una lidia equivocada, para que el toro no “aprenda”, como dice el aficionado entendido.

La bravura más o menos sostenida es la que va a sufrir los cambios a lo largo del espectáculo, pues esta se verá modificada por el castigo y los incidentes de la lidia. Es precisamente a esto a lo que deben estar más atentos tanto el torero que se enfrenta al toro como el público que tiene que estimar y valorar lo que hace el torero.  El error, al primero puede serle fatal; la ceguera del segundo lo llevará irremediablemente a la incomprensión o a la injusticia.

A la hora exacta fijada para el comienzo del espectáculo, el Presidente (la persona de la autoridad que en la plaza ejerce las funciones directivas de la lidia así como las de mantenedor del orden público) ordenará el inicio del mismo mediante la exhibición de un pañuelo blanco. Será el momento en que clarines y timbales anuncien dicho comienzo. Seguidamente, los alguacilillos realizarán, previa venia al Presidente, el despejo del ruedo para, a continuación, realizar el paseíllo al frente de los toreros, cuadrillas, areneros, mulilleros y mozos de caballo y entregar la llave de toriles al torilero, retirándose del ruedo cuando este esté del todo despejado.

Suena el clarín. Ya está el toro en la plaza. Va a dar comienzo la lidia. La lidia empieza con el primer capotazo. Se argumenta que el  torero necesita ver cómo embiste el toro antes de ponerse a torear de capa. Así, el primer contacto con el toro lo suelen realizar los subalternos (la cuadrilla del torero). Está prohibido recortar al toro, empaparlo en el capote (cegarlo) provocando el choque contra la barrera o hacerla derrotar en los burladeros. Esto es así porque al recortar a los toros se les hace cambiar bruscamente de dirección, con lo que el toro podría llegar a resabiarse y a resentirse: la rapidez en el cambio de la acometida carga al frenar el toro sobre los cuartos traseros, donde el animal tiene toda su potencia.

Y el resto del espectáculo, es mejor verlo…

¿Qué es una corrida de rejones?

A diferencia de una corrida de toros, se llama rejoneador al matador de toros a caballo, ligado a la más antigua tradición y orígenes de la tauromaquia, cuando los toreros montados a caballo y no los de a pie, eran el centro del espectáculo taurino. El rejoneador recibe su nombre por su característica de toreo, que consiste en colocar sobre el dorso del toro adornos de tela y colores anclándolos a la piel del animal con una cuchilla que va montada sobre una vara de madera de 1 a 1,5 metros de largo llamada rejón.

A diferencia de las novilladas, el precio de una corrida de rejones y el de una corrida de toros es el mismo.